77 razones para dejar el azúcar

Aún cuando se habla cada vez más de los daños que produce el azúcar, todavía hay alguien que no cree o prefiere no saber. Sabes por qué? Porque el azúcar crea una dependencia que hace difícil desintoxicarse de este sabor tan dulce.

Quizás por eso la industria alimentaria ha puesto el azúcar por todas partes. Sobre todo porque el azúcar sirve también para enmascarar la baja cualidad de la materia prima.

Por la dependencia que crea, cuando hablamos del azúcar no faltan los comentarios “no vamos a demonizar” o “no será para tanto”. De hecho muchos piensan que el azúcar es y ha sido siempre una parte de nuestra alimentación, lo que no es así. Por miles de años el ser humano no ha comido azúcar y ha vivido mejor.

Para elegir con consciencia, aquí se enumeran solamente 77 efectos del azúcar sobre nuestra salud, con referencia bibliográfica:

  1. El azúcar puede suprimir el sistema inmunitario y poner en peligro las defensas contra las enfermedades infecciosas. [1] [2]
  2. El azúcar altera las relaciones de los minerales en el cuerpo: causa deficiencias de cromo y cobre e interfiere con la absorción de calcio y magnesio. [3] [4] [5] [6]
  3. El azúcar puede causar un rápido aumento de la adrenalina, hiperactividad, ansiedad, dificultad para concentrarse e irritabilidad en los niños. [7] [8]
  4. El azúcar puede producir un aumento significativo en el colesterol total, triglicéridos y colesterol LDL (malo) y disminución del colesterol HDL (bueno). [9] [10] [11] [12]
  5. El azúcar causa pérdida de elasticidad y función de los tejidos. [13]
  6. El azúcar alimenta las células cancerosas y se ha relacionado con el desarrollo de cánceres de mama, ovarios, próstata, recto, páncreas, vías biliares, pulmón, estómago y vesícula biliar. [14] [15] [16] [17] [18] [19] [20]
  7. El azúcar puede aumentar los niveles de glucosa en ayunas, puede conducir a una mayor ingesta de alimentos debido a la hipoglucemia reactiva (sensación de hambre). [21] [22]
  8. El azúcar puede debilitar tu vista. [23] [24]
  9. El azúcar puede causar muchos problemas en el tracto gastrointestinal, incluidos: ácido estomacal, mala digestión, mala absorción, un mayor riesgo de enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa. [25] [26] [27] [28] [29]
  10. El azúcar puede causar envejecimiento prematuro. [30] Este factor acelerador del envejecimiento se debe a la insulina que se produce en grandes cantidades por el consumo de azúcar. [31]
  11. El azúcar puede conducir al alcoholismo. [32]
  12. El azúcar puede producir acidez salival, caries y enfermedades periodontales. [33] [34] [35]
  13. El azúcar contribuye significativamente a la obesidad. [36] [31]
  14. El azúcar puede causar enfermedades autoinmunes como la artritis, el asma y la esclerosis múltiple. [37] [38] [39]
  15. El azúcar promueve en gran medida el desarrollo incontrolado y la propagación de la levadura Candida albicans. [40]
  16. El azúcar puede causar la formación de cálculos biliares. [41]
  17. El azúcar puede causar apendicitis. [42]
  18. El azúcar puede promover la formación de hemorroides. [43]
  19. El azúcar puede promover la formación de venas varicosas. [44]
  20. El azúcar puede elevar el azúcar en la sangre y la insulinemia en mujeres que toman anticonceptivos orales. [45]
  21. El azúcar puede contribuir al desarrollo de osteoporosis. [46]
  22. El azúcar puede causar resistencia a la insulina, que es la disminución de la sensibilidad a la insulina. El nivel anormalmente alto de insulina también provoca diabetes. [47] [48] [49]
  23. El azúcar puede reducir los niveles de vitamina E. [50]
  24. El azúcar puede aumentar la presión arterial sistólica. [51]
  25. El azúcar puede causar somnolencia y disminución de la actividad en los niños. [51]
  26. El azúcar aumenta la producción de productos finales de glicación (AGE), que son moléculas de azúcar que se unen a las proteínas del cuerpo. Las edades aceleran el envejecimiento celular y contribuyen a una multitud de enfermedades crónicas y potencialmente mortales. [52] [31]
  27. El azúcar puede interferir con la absorción de proteínas. [53]
  28. El azúcar puede causar el desarrollo de alergias alimentarias. [53]
  29. El azúcar puede causar toxemia durante el embarazo. [54]
  30. El azúcar puede contribuir a la formación de eccema en los niños. [55]
  31. El azúcar puede causar aterosclerosis y otras enfermedades cardiovasculares (como lo sugiere el estudio presentado en este artículo). [56] [57]
  32. El azúcar puede alterar la estructura del ADN. [58]
  33. El azúcar puede modificar la estructura de las proteínas y originar una alteración permanente de las funciones de las proteínas en el cuerpo. [59] [60]
  34. El azúcar puede envejecer la piel al alterar la estructura del colágeno. [61]
  35. El azúcar puede causar cataratas y miopía. [62] [63]
  36. El azúcar puede causar enfisema pulmonar. [64]
  37. El alto consumo de azúcar puede dañar la homeostasis fisiológica (equilibrio) de varios sistemas del cuerpo. [65]
  38. El azúcar reduce la capacidad de las enzimas para funcionar. [66]
  39. El consumo de azúcar fue mayor en las personas que desarrollaron la enfermedad de Parkinson. [67]
  40. El azúcar puede aumentar el volumen del hígado al provocar la división celular. Además, puede aumentar la cantidad de grasa en el hígado, causando una condición conocida como esteatosis hepática. [68] [69]
  41. El azúcar puede aumentar el volumen de los riñones y causar cambios patológicos, incluida la formación de cálculos renales. [70] [71]
  42. El azúcar puede dañar el páncreas. [72]
  43. El azúcar puede aumentar la retención de líquidos del cuerpo. [73]
  44. El azúcar es el principal enemigo de la peristalsis intestinal. [74]
  45. El azúcar puede comprometer el revestimiento de los capilares arteriales. [75]
  46. El azúcar puede hacer que los tendones sean más frágiles. [76]
  47. El azúcar puede causar dolores de cabeza y migrañas. [77]
  48. El azúcar puede causar problemas de aprendizaje en los niños. [78] [79]
  49. El azúcar puede causar un aumento en las ondas cerebrales alfa, delta y theta. La consecuencia también es una alteración de la capacidad de pensar. [80]
  50. El azúcar puede causar depresión. [81]
  51. El azúcar puede aumentar el riesgo de gota. [82]
  52. El azúcar puede aumentar el riesgo de la enfermedad de Alzheimer. [83]. Varios estudios con imágenes de resonancia magnética muestran que en adultos de 60 años o más con altos niveles de ácido úrico existe un riesgo 4 a 5 veces mayor de padecer demencia a nivel vascular, la segunda forma más común de demencia después de la enfermedad de Alzheimer. [31]
  53. El azúcar puede causar desequilibrios hormonales, incluido un aumento en el estrógeno en los hombres, un empeoramiento de los síntomas del síndrome premenstrual (PMS) en las mujeres y una disminución en la secreción de la hormona del crecimiento. [84] [85] [86] [87]
  54. El azúcar puede causar mareos. [88]
  55. Las dietas ricas en azúcar aumentan la formación de radicales libres y el estrés oxidativo. [89]
  56. Una dieta alta en azúcar (o sacarosa) en individuos con enfermedad vascular periférica aumenta significativamente la adhesión plaquetaria. [90]
  57. El alto consumo de azúcar de las mujeres jóvenes embarazadas puede conducir a una disminución significativa en la duración de la gestación (riesgo de parto prematuro) y se asocia con un doble riesgo de tener un hijo con un tamaño más pequeño para la edad gestacional al nacer (SGA ). [91] [92]
  58. El azúcar es una sustancia adictiva similar a la producida por las drogas duras, como la cocaína, y en muchos casos aún más grave. [93]
  59. El azúcar puede ser tan embriagador como el alcohol. [94]
  60. El azúcar que se da a los bebés prematuros puede afectar la cantidad de dióxido de carbono que producen. [95]
  61. Una reducción en el consumo de azúcar puede aumentar la estabilidad emocional. [96]
  62. El azúcar se convierte en grasa entre 2 y 5 veces más rápido en el cuerpo que el almidón. [97]
  63. La rápida absorción de azúcares promueve el consumo excesivo de alimentos en personas obesas. [98]
  64. El azúcar puede empeorar los síntomas de los niños con trastorno por déficit de atención / hiperactividad (TDAH). [99]
  65. El azúcar afecta negativamente la composición electrolítica de la orina. [100]
  66. El azúcar puede comprometer el correcto funcionamiento de las glándulas suprarrenales. [101]
  67. El azúcar tiene la capacidad de promover procesos metabólicos anormales en individuos sanos, lo que puede conducir a enfermedades degenerativas crónicas. [102]
  68. Las infusiones intravenosas de agua y azúcar pueden reducir drásticamente la cantidad de oxígeno en el cerebro. [103]
  69. El azúcar aumenta el riesgo de desarrollar polio. [104]
  70. La ingesta de azúcar puede causar convulsiones epilépticas. [105]
  71. El azúcar aumenta la presión arterial en personas obesas. [106]
  72. En las unidades de cuidados intensivos, la limitación drástica del azúcar salva vidas. [107]
  73. El azúcar puede inducir la muerte celular. [108]
  74. En los centros de rehabilitación juvenil, cuando se reduce la cantidad de azúcar en las dietas de los niños, el comportamiento antisocial se reduce en un 44%. [109]
  75. El azúcar deshidrata a los recién nacidos. [110]
  76. El azúcar puede causar enfermedad de las encías (o periodontal). [111]
  77. El azúcar causa problemas de memoria en las personas mayores. [112]

¿Alguien sigue pensando que el azúcar es bueno?

REFERENCIAS:
[1] Sanchez, A., et al. Papel de los azúcares en la fagocitosis neutrofílica humana, American Journal of Clinical Nutrition. Noviembre de 1973; 261: 1180_1184. Bernstein, J., al. Depresión de la transformación de linfocitos tras la ingestión oral de glucosa. American Journal of Clinical Nutrition, 1997; 30: 613
[2] Ringsdorf, W., Cheraskin, E. y Ramsay R. Sacarosa, fagocitosis neutrófila y resistencia a las enfermedades, encuesta dental. 1976; 52 (12): 46_48
[3] Couzy, F., et al. “Implicaciones nutricionales de los minerales de interacción”, Progressive Food and Nutrition Science 17; 1933: 65-87
[4] Kozlovsky, A., et al. Efectos de las dietas altas en azúcares simples en las pérdidas de cromo urinario. Metabolismo. Junio ​​de 1986; 35: 515_518
[5] Fields, M. y col. Efecto de la deficiencia de cobre sobre el metabolismo y la mortalidad en ratas alimentadas con dietas de sacarosa o almidón, Journal of Clinical Nutrition. 1983; 113: 1335_1345
[6] Lemann, J. Evidencia de que la ingestión de glucosa inhibe la reabsorción neta tubular renal de calcio y magnesio. Revista de Nutrición Clínica. 1976; 70: 236_245
[7] Goldman, J., y col. Efectos conductuales de la sacarosa en niños en edad preescolar. Journal of Abnormal Child Psychology. 1986; 14 (4): 565_577
[8] Jones, TW, et al. Respuesta adrenomedular mejorada y mayor susceptibilidad a la neuroglucopenia: mecanismos subyacentes al efecto adverso de la ingestión de azúcar en niños. Revista de Pediatría. Febrero de 1995; 126: 171-7
[9] Scanto, S. y Yudkin, J. El efecto de la sacarosa en la dieta sobre los lípidos sanguíneos, la insulina sérica, la adhesividad plaquetaria y el peso corporal en voluntarios humanos, Postgraduate Medicine Journal. 1969; 45: 602_607
[10] Albrink, M. y Ullrich IH Interacción de sacarosa dietética y fibra en los lípidos séricos en jóvenes sanos alimentados con dietas altas en carbohidratos. Revista estadounidense de nutrición clínica. 1986; 43: 419
[11] Reiser, S. Efectos de los azúcares en la dieta sobre los factores de riesgo metabólico asociados con la enfermedad cardíaca. Salud Nutricional. 1985; 203_216
[12] Lewis, GF y Steiner, G. Efectos agudos de la insulina en el control de la producción de Vldl en humanos. Implicaciones para el estado resistente a la insulina. Cuidado de la diabetes. 1996 Abr; 19 (4): 390-3 R. Pamplona, ​​MJ, et al. Mecanismos de glicación en la aterogénesis. Hipótesis Médicas. 1990; 40: 174-181
[13] Cerami, A., Vlassara, H. y Brownlee, M. “Glucosa y envejecimiento”. Scientific American. Mayo de 1987: 90. Lee, AT y Cerami, A. El papel de la glicación en el envejecimiento. Anales de la Academia de Ciencias de Nueva York; 663: 63-67
[14] Takahashi, E., Facultad de Medicina de la Universidad de Tohoku, Wholistic Health Digest. Octubre de 1982: 41: 00
[15] Quillin, Patrick, Cancer’s Sweet Tooth, Nutrition Science News. Ap 2000 Rothkopf, M. Nutrición. Julio / agosto de 1990; 6 (4)
[16] Michaud, D. Azúcar en la dieta, carga glucémica y riesgo de cáncer de páncreas en un estudio prospectivo. J Natl Cancer Inst. 4 de septiembre de 2002; 94 (17): 1293-300
[17] Moerman, CJ, et al. Ingesta dietética de azúcar en la etiología del cáncer del tracto biliar. Revista Internacional de Epidemiología. Ap 1993.2 (2): 207-214.
[18] La carta de salud de Edell. Septiembre de 1991; 7: 1
[19] De Stefani, E. Azúcar en la dieta y cáncer de pulmón: un estudio de casos y controles en Uruguay. Nutrición y Cáncer. 1998; 31 (2): 132_7
[20] Cornee, J., y col. Un estudio de casos y controles de cáncer gástrico y factores nutricionales en Marsella, Francia. European Journal of Epidemiology 11 (1995): 55-65
[21] Kelsay, J. y col. Dietas altas en glucosa o sacarosa y mujeres jóvenes. Revista estadounidense de nutrición clínica. 1974; 27: 926_936. Thomas, BJ y col. Relación de la dieta habitual con la concentración de insulina en plasma en ayunas y la respuesta de la insulina a la glucosa oral, nutrición humana Nutrición clínica. 1983; 36C (1): 49_51
[22] Dufty, William. Azúcar Azules. (Nueva York: Warner Books, 1975)
[23] Acta Ophthalmologica Scandinavica. Mar 2002; 48; 25. Taub, H. Ed. Sugar debilita la vista, VM NEWSLETTER; mayo de 1986: 06: 00
[24] Dufty.
[25] Yudkin, J. Sweet and Dangerous. (Nueva York: Bantam Books, 1974) 129
[26] Cornee, J., et al. Un estudio de casos y controles de cáncer gástrico y factores nutricionales en Marsella, Francia, European Journal of Epidemiology. 1995; 11
[27] Persson PG, Ahlbom, A. y Hellers, G. Epidemiology. 1992; 3: 47-52
[28] Jones, TW, y col. Respuesta adrenomedular mejorada y mayor susceptibilidad a la neuroglugopenia: mecanismos subyacentes al efecto adverso de la ingestión de azúcar en niños. Revista de Pediatría. Febrero de 1995; 126: 171-7.
[29] Lee, AT y Cerami A. El papel de la glicación en el envejecimiento. Anales de la Academia de Ciencias de Nueva York. 1992; 663: 63-70
[30] Abrahamson, E. y Peget, A. Cuerpo, mente y azúcar. (Nueva York: Avon, 1977)
[31] Johnson RJ y Gower T.
[32] Glinsmann, W., Irausquin, H. y Youngmee, K. Evaluación de los aspectos de salud del azúcar contenido en edulcorantes de carbohidratos. Informe de la FDA de Azúcares Task Force. 1986: 39: 00 Makinen KK, et al. Un informe descriptivo de los efectos de un programa de goma de mascar de xilitol de 16 meses posterior a un programa de goma de sacarosa de 40 meses. Investigación de caries. 1998; 32 (2) 107_12
[33] Glinsmann, W., Irausquin, H. y K. Youngmee. Evaluación de los aspectos de salud del azúcar contenido en edulcorantes de carbohidratos. Informe de la FDA de Azúcares Task Force. 1986; 39: 36_38
[34] Appleton, N. Nueva York: Healthy Bones. Avery Penguin Putnam: 1989
[35] Keen, H. y col. Ingesta de nutrientes, adiposidad y diabetes. British Medical Journal. 1989; 1:00 655_658
[36] Darlington, L., Ramsey, NW y Mansfield, JR Placebo Controlled, Blind Study of Dietary Manipulation Therapy in Rheumatoid Arthritis, Lancet. Febrero de 1986; 8475 (1): 236_238
[37] Poderes, L. Sensibilidad: reaccionas a lo que comes . Los Angeles Times. (12 de febrero de 1985). Cheng, J. y col. Estudio clínico preliminar sobre la correlación entre la rinitis alérgica y los factores alimentarios. Lin Chuang Er Bi Yan Hou Ke Za Zhi Ago 2002; 16 (8): 393-396
[38] Erlander, S. La causa y la cura de la esclerosis múltiple, la enfermedad para acabar con la enfermedad. 3 de marzo de 1979; 1 (3): 59_63
[39] Crook, WJ The Yeast Connection. (TN: Libros profesionales, 1984)
[40] Heaton, K. El dulce camino hacia los cálculos biliares. British Medical Journal. 14 de abril de 1984; 288: 00: 00 1103_1104. Misciagna, G. y col. Revista estadounidense de nutrición clínica. 1999; 69: 120-126
[41] Cleave, T. La enfermedad de la sacarina. (New Canaan, CT: Keats Publishing, 1974)
[42] Ibíd.
[43] Cleave, T. y Campbell, G. (Bristol, Inglaterra: Diabetes, trombosis coronaria y enfermedad de la sacarina: John Wright and Sons, 1960)
[44] Behall, K. Influencia del contenido de estrógenos de los anticonceptivos orales y el consumo de sacarosa en los parámetros de sangre. Resumen de Enfermedades Internacional. 1982; 431437
[45] Tjäderhane, L. y Larmas, M. Una dieta alta en sacarosa disminuye la resistencia mecánica de los huesos en ratas en crecimiento. Revista de Nutrición. 1998: 128: 1807_1810
[46] Beck, Nielsen H., Pedersen O. y Schwartz S. Efectos de la dieta sobre la unión a la insulina celular y la sensibilidad a la insulina en sujetos jóvenes y sanos. La diabetes. 1978; 15: 289_296
[47] La ​​sacarosa induce diabetes en el Protocolo Federal de Cat. 1974; 6 (97). Diabetes
[48] ​​Reiser, S., et al. Efectos de los azúcares en los índices sobre la tolerancia a la glucosa en humanos. Revista estadounidense de nutrición clínica. 1986; 43: 151-159
[49] Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism. Agosto de 2000
[50] Hodges, R. y Rebello, T. Carbohidratos y presión arterial. Anales de Medicina Interna. 1983: 98: 838_841
[51] Behar, D., et al. Prueba de desafío de azúcar con niños considerados conductualmente reactivos al azúcar. Comportamiento Nutricional. 1984; 1: 277_288
[52] Furth, A. y Harding, J. ¿Por qué el azúcar es malo para ti? Nuevo científico. 23 de septiembre de 1989; 44
[53] Simmons, J. ¿Es la arena del tiempo azúcar? Longevidad. Junio ​​de 1990: 00: 00 49_53
[54] Appleton, N. Nueva York: LICK THE SUGAR HABIT. Avery Penguin Putnam: 1988. Alergias
[55] Cleave, T. La enfermedad de la sacarina: (New Canaan Ct: Keats Publishing, Inc., 1974) .131
[56] Ibid. 132
[57] Pamplona, ​​R., y col. Mecanismos de glicación en la aterogénesis. Hipótesis Médicas. 1990: 00: 00 174_181
[58] Vaccaro O., Ruth, KJ y Stamler J. Relación de la glucosa posterior al plasma con la mortalidad con 19 años de seguimiento. Cuidado de la diabetes. 15 de octubre de 1992; 10: 328_334. Tominaga, M., et al, intolerancia a la glucosa es un factor de riesgo de enfermedad cardiovascular, pero no glucosa en ayunas. Cuidado de la diabetes. 1999: 2 (6): 920-924
[59] Lee, AT y Cerami, A. Modificaciones de proteínas y ácidos nucleicos mediante la reducción de azúcares: posible papel en el envejecimiento. Manual de la biología del envejecimiento. (Nueva York: Academic Press, 1990)
[60] Monnier, VM Glicosilación no enzimática, la reacción de Maillard y el proceso de envejecimiento. Journal of Gerontology 1990: 45 (4): 105_110
[61] Cerami, A., Vlassara, H. y Brownlee, M. Glucosa y envejecimiento. Científico estadounidense. Mayo de 1987: 00: 00 90
[62] Dyer, DG, y col. Acumulación de productos de reacción de Maillard en colágeno de piel en diabetes y envejecimiento. Revista de Investigación Clínica. 1993: 93 (6): 421_22
[63] Veromann, S. et al. “Factores de riesgo real representativos de azúcar y sal en la dieta para el desarrollo de cataratas”. Ophthalmologica. 2003 julio-agosto; 217 (4): 302-307
[64] Goulart, FS ¿Eres azúcar inteligente? Estado físico estadounidense. Marzo_Abril 1991: 00: 00 34_38. Milwakuee, WI
[65] Monnier, glicosilación no enzimática VM, la reacción de Maillard y el proceso de envejecimiento. Revista de Gerontología. 1990: 45 (4): 105_110
[66] Ceriello, A. Estrés oxidativo y regulación glucémica. Metabolismo. Febrero de 2000; 49 (2 Supl. 1): 27 29
[67] Appleton, Nancy. Nueva York Lame el hábito del azúcar. Avery Penguin Putnam, 1988 enzimas
[68] Hellenbrand, W. Dieta y enfermedad de Parkinson. Un posible papel para la ingesta pasada de nutrientes específicos. Resultados de un cuestionario de frecuencia alimentaria autoadministrado en un estudio de casos y controles. Neurología. Septiembre de 1996; 47 (3): 644-650
[69] Goulart, FS ¿Eres azúcar inteligente? Estado físico estadounidense. Marzo_Abril 1991: 00: 00 34_38
[70] Ibíd.
[71] Yudkin, J., Kang, S. y Bruckdorfer, K. Efectos del alto contenido de azúcar en la dieta. Revista Británica de Medicina. 22 de noviembre de 1980; 1396
[72] Blacklock, NJ, sacarosa y piedra renal idiopática. Nutrición y salud. 1987; 5 (1-2): 9 Curhan, G., et al. Uso de bebidas y riesgo de cálculos renales en mujeres. Anales de Medicina Interna. 1998: 28: 534-340
[73] Goulart, FS ¿Eres azúcar inteligente? Estado físico estadounidense. Marzo-Abril 1991: 00: 00 34_38. Milwakuee, WI
[74] Ibíd. retención de líquidos
[75] Ibid. evacuaciones
[76] Ibid. comprometer el revestimiento de los capilares
[77] Nash, J. Health Contenders. Esencia. Enero de 1992; 11:00 pm 79_81
[78] Grand, E. Alergias alimentarias y migraña. Lancet. 1979: 1: 955_959
[79] Schauss, A. Dieta, crimen y delincuencia. (Berkley Ca; Parker House, 1981)
[80] Molteni, R y col. Una dieta alta en grasas y azúcar refinada reduce el factor neurotrófico derivado del cerebro del hipocampo, la plasticidad neuronal y el aprendizaje. Neurociencia. 2002; 112 (4): 803-814
[81] Christensen, L. El papel de la cafeína y el azúcar en la depresión. Informe de nutrición. Mar 1991; 9 (3): 17-24
[82] Ibid, 44
[83] Yudkin, J. Sweet and Dangerous. (Nueva York: Bantam Books, 1974) 129
[84] Frey, J. ¿Hay azúcar en la enfermedad de Alzheimer? Annales De Biologie Clinique. 2001; 59 (3): 253-257
[85] Yudkin, J. Cambios metabólicos inducidos por el azúcar en relación con la enfermedad coronaria y la diabetes. Nutrición y salud. 1987; 5 (1-2): 5-8
[86] Yudkin, J y Eisa, O. Concentración dietética de sacarosa y estradiol en hombres jóvenes. Anales de Nutrición y Metabolismo. 1988: 32 (2): 53-55
[87] The Edell Health Letter. Septiembre de 1991; 7: 1
[88] Gardner, L. y Reiser, S. Efectos de los carbohidratos en la dieta sobre los niveles de ayuno de la hormona de crecimiento humano y el cortisol. Actas de la Society for Experimental Biology and Medicine. 1982; 169: 36_40
[89] Journal of Advanced Medicine. 1994; 7 (1): 51-58
[90] Ceriello, A. Estrés oxidativo y regulación glucémica. Metabolismo. Febrero de 2000; 49 (2 Supl. 1): 27 29
[91] Medicina de posgrado. Septiembre de 1969: 45: 602-07
[92] Los prestamistas, la edad gestacional de CM y el tamaño del bebé al nacer están asociados con la ingesta dietética entre adolescentes embarazadas. Revista de Nutrición. Junio ​​de 1997; 1113-1117
[93] Ibíd.
[94] La retirada de azúcar y harina blanca produce una respuesta química. La carta de adicción. Julio de 1992: 04: 00 Colantuoni, C., et al. Evidencia de que la ingesta intermitente de azúcar en exceso causa dependencia endógena de opioides. Obes Res. Jun 2002; 10 (6): 478-488. Reunión anual de la American Psychological Society, Toronto, 17 de junio de 2001 – http://www.mercola.com/2001/jun/30/sugar.htm
[95] Ibid.
[96] Sunehag, AL y col. Gluconeogénesis en lactantes de muy bajo peso al nacer que reciben nutrición parenteral total Diabetes. 1999; 48 7991_800
[97] Christensen L., et al. Impacto de un cambio en la dieta sobre la angustia emocional. Journal of Abnormal Psychology.1985; 94 (4): 565_79
[98] Nutrition Health Review. El otoño 85 transforma el azúcar en grasa más rápido que la grasa
[99] Ludwig, DS, et al. Alimentos de alto índice glucémico, comer en exceso y obesidad. Pediatría. Marzo de 1999; 103 (3): 26-32
[100] Pediatrics Research. 1995; 38 (4): 539-542. Berdonces, JL Déficit de Atención e Hiperactividad Infantil. Rev Enferm. Enero de 2001; 4 (1) 11-4
[101] Blacklock, sacarosa de NJ y piedra renal idiopática. Nutrición Salud. 1987; 5 (1 y 2): 9
[102] Lechin, F. y col. Efectos de una carga oral de glucosa en neurotransmisores de plasma en humanos. Neurophychobiology. 1992; 26 (1-2): 4-11
[103] Fields, M. Revista del Colegio Americano de Nutrición. Agosto de 1998; 17 (4): 317_321
[104] Arieff, AI Medical Veterans Administration Medical Center en San Francisco. San José Mercurio; 12/86 de junio. IVs de agua azucarada puede cortar el oxígeno al cerebro
[105] Sandler, Benjamin P. La dieta previene la polio. Milwakuee, WI: Fundación Lee para la Investigación Nutricional, 1951
[106] Murphy, Patricia. El papel del azúcar en las crisis epilépticas. Carta de Townsend para médicos y pacientes. Mayo de 2001 Murphy es editor del boletín de bienestar de epilepsia, 1462 West 5th Ave., Eugene, Oregon 97402
[107] Stern, N. & Tuck, M. Patogenia de la hipertensión en la diabetes mellitus. Diabetes Mellitus, una prueba fundamental y clínica. 2ª edición, (PhiladelphiA; A. Lippincott Williams & Wilkins, 2000) 943-957
[108] Christansen, D. Cuidados críticos: el límite de azúcar salva vidas. Noticias de ciencia. 30 de junio de 2001; 159: 404
[109] Donnini, D. y col. La glucosa puede inducir la muerte celular a través de un mecanismo mediado por radicales libres. Biochem Biohhys Res Commun. 15 de febrero de 1996: 219 (2): 412-417
[110] Schoenthaler, S. Programa de comportamiento de la dieta del Departamento de Libertad Condicional de Los Ángeles: análisis empírico de seis entornos institucionales. Int J Biosocial Res 5 (2): 88-89
[111] Gluconeogénesis en lactantes de muy bajo peso al nacer que reciben nutrición parenteral total. La diabetes. Abril de 1999; 48 (4): 791-800
[112] Glinsmann, W. y col. Evaluación de los aspectos de salud del azúcar contenido en los edulcorantes de carbohidratos ”. Informe de la FDA del Grupo de Trabajo sobre Azúcares -1986 39 123 Yudkin, J. y Eisa, O. Concentración dietética de sacarosa y estradiol en hombres jóvenes. Anales de Nutrición y Metabolismo. 1988; 32 (2): 53-5
[113] Centro de Salud Cerebral, Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Nueva York (Proc Natl Acad Sci USA 2003, 18 de febrero; 100 (4): 2019-22).

Fuente: http://www.ilcibodellasalute.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.